Tecnología inmersiva: Un nuevo modo de reducir los costos de producción de prototipos

industria 4.0 Realidad Virtual

La concepción de un producto requiere de tiempo, dinero y evaluación, y a pesar que estos tres aspectos sean parte de los conceptos básicos de desarrollo de prototipos, la realidad es que algunas empresas desconocen cómo aprovechar al máximo la aplicación de nuevas tecnologías que faciliten las actividades, así como la reducción de costos asociados y el impacto que tendrá en los consumidores. Y es que, cuando se trata de la implementación de una nueva tecnología, las empresas pequeñas son las más reacias a invertir dinero en nuevos métodos para los procesos relacionados con la productividad de la compañía, como es el caso de la manufacturación de prototipos, un proceso que ha llevado a muchas empresas a preguntarse qué herramienta pueden implementar para realizar la manufacturación de forma eficiente y rápida.

En ocasiones he tenido la oportunidad de asesorar a emprendedores que desean lanzar un nuevo producto al mercado sin siquiera evaluar los pros y contras, pero lo más impresionante es cuando me reúno con empresas que no saben cómo utilizar las nuevas tecnologías ni cuáles son las opciones disponibles para ellos.

La falta de información es el primer motivo detrás de su desconocimiento, y a pesar que para los fieles seguidores de las tecnologías inmersivas parezca insólito que algunas empresas desconozcan las aplicaciones de las nuevas modalidades tecnológicas, la realidad es que cambiar el concepto de cómo se hacen los procesos industriales (como la manufactura de un producto) puede suponer un reto para el asesor como para el cliente –que en este caso es la empresa.

Por otro lado, otro de los retos que siempre han enfrentado las empresas son los costos asociados con la manufacturación de prototipos. En el pasado, para una empresa era casi imposible predecir si la manufacturación de un producto nuevo iba a suponer gastos imprevistos, pero hay que tener en cuenta que hace cincuenta años atrás las empresas no contaban con las tecnologías de hoy en día, y un ejemplo de ello es la tecnología inmersiva.

En las última dos décadas, el auge de los entornos virtuales ha ido incrementando tanto en la industria del entretenimiento como en el sector empresarial, siendo el primero el campo donde mayor impacto mediático ha tenido la tecnología inmersiva, especialmente la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta.

Sin embargo, aunque el pensamiento común sea que las tecnologías inmersivas sólo son parte de la industria de los videojuegos –como la mayoría de las veces se suele pensar–, la realidad es que en la última década las grandes corporaciones han visto el potencial de aplicación que tiene esta tecnología, el cual es inimaginable. Un ejemplo de ello es la aplicación de simuladores de realidad virtual y realidad aumenta a la manufacturación de prototipos de productos.

A través de las tecnologías inmersivas, las empresas tienen la posibilidad de simular el proceso de manufacturación dentro de un entorno totalmente inmersivo, dinámico y funcional. En ellos, es posible analizar la interacción de los usuarios con el objeto y determinar cuál de las fases de prueba es la mejor para proceder con la construcción del producto –así como la fase final, cuando el producto cumple con todos los requisitos de calidad, necesarios para ser mostrados al usuario final o a los clientes.

¿En qué consiste la tecnología inmersiva?

Antes de entrar de lleno en un concepto tan amplio como la tecnología inmersiva, considero necesario definir qué es la inmersión. De acuerdo a las definiciones del término inmersión, se puede entender como el proceso en el que un objeto o individuo se sumergen en un entorno real, simbólico o virtual. En pocas palabras, la inmersión se puede aplicar tanto para describir que un objeto se ha sumergido en un ambiente –como, por ejemplo, un submarino sumergido en el mar– o cuando una persona, por ejemplo, se sumerge en sus pensamientos siendo los pensamientos, el ambiente o entorno. Partiendo de esto, la tecnología inmersiva no es más que el conjunto de herramientas tecnológicas que le permiten a un usuario sumergirse en un entorno virtual, real o mixto.

¿Realmente la tecnología inmersiva puede reducir los costos de manufacturación de prototipos?

Sí, en definitiva, existen diversas herramientas que permiten realizar diseños y pruebas en entornos visuales que facilitan los procesos industriales y, por ende, reducen los costos relacionados con la manufacturación de piezas y cualquier otro elemento que componga un prototipo. De hecho, es posible crear entornos virtuales idénticos a los entornos reales, como, por ejemplo, un entorno virtual que simule las leyes de la física que rigen el mundo real para crear un modelo de una cama elástica, con dimensiones reales, en las que se realicen pruebas para determinar la capacidad máxima de peso que soporta, la altura máxima de rebote y la flexibilidad de la malla elástica, entre otros aspectos técnicos funcionales que puedan influir en el desempeño del trampolín. ¿Lo mejor? Todo esto se realizaría sin tener que recurrir a gastar materia prima para construir prototipos que no resulten eficientes y que, sólo ocasionarían gastos adicionales para la empresa.

Por tal motivo, mientras más se empleen tecnologías inmersivas, las empresas tienen la oportunidad de emplear muchas técnicas para crear un modelo piloto que facilite la visualización de un producto a través de un prototipo virtual, por ejemplo, en el que se incluya los detalles específicos del producto y de esa forma reducir el margen de error, reducir los costos de fabricación y, por ende, recuperar el dinero invertido en un tiempo más corto de lo previsto. Un ejemplo de ello es el fabricante de automóviles alemán, BMW, que ha implementado realidad virtual para probar los diseños de interiores –entre otros aspectos físicos del vehículo– de sus nuevos ejemplares antes de construirlos.

Esta acción, aunque pareciera enfocarse solamente en la visualización del modelo para la reducción de costos, también busca simular cualquier aspecto visual del vehículo, como la posición del tablero, los controles y hasta el retrovisor, de modo que el usuario o especialista en diseño pueda sumergirse en un simulador virtual que le permita ver, desde un punto de vista en primera persona, cada uno de los detalles que se quieran analizar. La finalidad de este simulador es que la compañía pueda prever cualquier falla que pueda presentar el diseño, pero otro aspecto que a mi parecer es clave para las grandes empresas, es que les permite tomar decisiones en función de lo que hayan visto en la simulación. Con esto la empresa logra reducir el margen de error (en base al diseño y desarrollo del modelo a escala) y minimizar los costos que implicaban los métodos de simulación utilizadas en el pasado.

Conclusión

El papel que juegan las tecnologías inmersivas en nuestras vidas cobra mayor importancia a medida en que los años van pasando, y esto, sin duda alguna, se debe en gran parte por las aplicaciones que ha tenido la realidad virtual, la realidad aumentada y la realidad mixta en los procesos industriales, aplicaciones que van desde innovación en el área de la salud, entretenimiento, turismo, publicidad, marketing, automotriz, espacial, entre otros, y, por supuesto, en procesos industriales como la manufacturación de prototipos.

Con toda seguridad puedo decir que apenas se ha tocado la superficie del iceberg –aunque, siendo objetivo, es casi imposible predecir el alcance que tendrá la tecnología inmersiva en los próximos años. Entonces, ¿qué quiero decir con esto? El potencial de la tecnología inmersiva es incalculable la imaginación y las características técnicas de los dispositivos disponibles en la época. Evidentemente, el alcance de esta tecnología está íntimamente relacionada con los equipos presentes en el mercado actual, como es el caso de los visores de realidad virtual y realidad aumentada –como el modelo Oculus Quest que, a mi parecer, es el futuro de los visores inmersivos. Pero, si se toma en cuenta todo el avance que ha tenido esta tecnología hasta el momento, no sería muy descabellado pensar en todos los proyectos que nos esperan a futuro.

¿Conclusión final? El apogeo de la tecnología inmersiva me hace recordar el inicio de los ordenadores, en la que sólo tenían aplicaciones específicas y muy pocas personas tenían acceso a ellas. Evidentemente, esto cambió con el paso del tiempo, sin embargo, en la actualidad aún se sigue recordando con nostalgia aquél suceso histórico que cambió el modo en que los humanos viven. Las tecnologías inmersivas, a mi parecer, han generado un efecto similar: son una herramienta que lleva treinta años en el mercado y que hace apenas una década es que comenzó a popularizarse. La invención de programas de simulación de realidad mixta y los visores han sido una parte fundamental de la evolución de las tecnologías inmersivas, sin embargo, los grandes avaneces que se han realizado en los últimos años han sido gracias a la curiosidad que ha impulsado a grandes empresas a buscar nuevas formas de sustituir procesos industriales costosos por una herramienta más moderna, funcional y duradera.

Escrito por: Johnny Aguirre Salazar
CEO WOW Emotions
johnny@wowemotions.com